INFORMACIÓN GENERAL

History and Culture / Historia y Cultura

La Conquista del Perú

La conquista del Perú es uno de los eventos de mayor importancia en la historia del Perú así como también uno de los más sobresalientes eventos de la Historia del Nuevo Mundo, debido a las consecuencias que fueron derivadas de ésta.

Tales hechos memorables comienzan cuando los españoles, comandados por Francisco Pizarro (cuyo número no pasaba de 200), habían invadido los territorios del Tahuantinsuyo por el norte (Tumbes), viniendo de Panamá, se trasladaron a la ciudad de Cajamarca. Esta ciudad es tomada militarmente el 16 de noviembre de 1532, después de tomar prisionero a Atahualpa, último emperador del famoso Imperio de los Incas. Después, todos los territorios del Antiguo Perú serían conquistados e incorporados a los dominios de España.

Factores que impulsarón la invasión y conquista del Perú

Factor Económico

Con el objeto de explotar sus numerosas riquezas principalmente consistentes en oro y plata, metales preciosos.

Factor Político

La ambición de España de encumbrarse a la categoría de primera nación de Europa. Este país ibérico culminaba su anhelado ideal de tomar parte en la conquista y colonización de los territorios más ricos del Nuevo Mundo, lugar también de dos de los más famosos imperios precolombinos de América: el de México (Azteca) y el del Perú (Inca), los cuales decaen, uno después del otro, como resultado de la presión de los invasores peninsulares.

Factor Militar y Científico

Uno de los factores decisivos es que los peninsulares contaban con armas y un conocimiento bélico avanzado. Un arma científica, que seguramente fue el apoyo más valorado por los conquistadores fue la Brújula, por su orientación en los pasajes marinos de exploración en las inmensidades de los territorios americanos.

Factor Religioso

Desde el inicio de los grandes Descubrimientos Geográficos, el extraordinario interés de la iglesia por la difusión del Cristianismo es notable. Este ideal se aclaró gracias al trabajo de España, nación eminentemente católica, y, principalmente, debido al trabajo sacrificado de sus misioneros, muchos de los cuales alcanzaron la celebridad como mártires en esa labor brillante pero sacrificada, y también como valientes defensores de la población nativa frente a los crecientes abusos cotidianos.